28 mar. 2016

Exposición colectiva en el Centro José Guerrero de Granada.

PINTURA EN VOZ BAJA 

Ecos de Giorgio Morandi en el arte Español





BODEGONES, MORANDI Y YO



Me declaro morandiana. Contemplar y buscar diferencias entre las obras de Morandi constituye para mí un feliz ritual que practico con devoción.

Morandi es uno de esos artistas a los que me aferro cuando me angustio pensando que mis temas son recurrentes, o me cuestiono si no pertenecen a un universo demasiado privado y no van a interesar a nadie más. En esos momentos me tranquiliza leer las palabras con las que el artista, según su amigo Raimondi, describía uno de sus cuadros: «…mis cosas usuales. Ya las conoces. Son siempre las mismas. ¿Por qué tengo que cambiarlas? Funcionan bastante bien ¿No crees?». Entonces muevo la cabeza asintiendo, me digo: Tiene razón, y reanudo mi tarea.

Ahora que escribo sobre él, quisiera ser capaz de acordarme de cuándo descubrí a Morandi. Al menos sí recuerdo mi primer De Chirico. Fue con catorce años, yo iba a unas clases de pintura al salir del colegio, en las que nos hacían pintar bodegones a partir de unas láminas de lo más vulgar (con hogazas de pan, frutas, hortalizas, geranios, botijos y demás cacharrería tradicional). Un día, un niño trajo un libro del que iba a  copiar un cuadro, era una monografía de De Chirico que a mí me dejó fascinada.

Pocos años después continué haciendo bodegones en una academia para preparar el examen de ingreso a Bellas Artes. Y una vez en la Facultad, tuve que dibujar y pintar bodegones. Muchos bodegones. En los primeros cursos  los preparaban los profesores de las diferentes asignaturas, pero después, cuando me dieron libertad para elegir qué pintar, yo seguí con ellos por mi cuenta.

Ahora me doy cuenta de que lo que más he pintado, por no decir lo único, en todos estos años de profesión son bodegones.

Cuando recorro con la mirada mi taller o mi casa, veo que vivo rodeada de bodegones. Y no me refiero solo a mis cuadros, sino a pilas de libros, enseres, grupos de fruteros (con suerte, rebosantes), botes en fila, cajas ordenadas, pinceles dentro de tarros, etc. ¡Cómo me gustan! También fuera, en la calle, sigo tropezándome con toda clase de cosas inanimadas, y me encantaría recogerlas; pero como eso no es posible, acaban en mis papeles y mis lienzos. Quizás algunos las encuentren poco interesantes, banales o insignificantes, pero si sabemos observarlas, estas reuniones de objetos en reposo, reflejos de la cotidianidad más íntima, nos desvelarán su singularidad  y se nos manifestarán como extraordinarias.

Con Morandi me pasa lo mismo, cuanto más atentamente examino esos bodegones de objetos triviales que cuadro tras cuadro parecen repetirse, más única encuentro cada una de sus pinturas.

Teresa Moro




Cuando el pintor Pedro Morales Elipe me llamo para invitarme a participar en este proyecto me dió un subidón. La lista de artistas es estupenda. Para mi es un honor estar en esta colectiva, en la que compartiremos pared con el maestro Morandi. Espero que mi trabajo mantenga el tipo dignamente.


Habrá obra de: Giorgio Morandi (Bolonia, 1890-1964), Alfredo Alcaín (1936), Fernando Almela (1943-2009), Juan José Aquerreta (1946), Ángel Bados (1945), Nati Bermejo (1961), Joan Cardells (1948), Javier Codesal (1958), Gerardo Delgado (1942), Juan Manuel Díaz-Caneja (1905-1988), Marcelo Fuentes (1955), Miguel Galano (1956), Jorge García Pfretzschner (1964), Joan Hernández Pijuan (1931-2005), Carmen Laffón (1934), Antoni Llena (1943), Jaime Lorente (1956), Fernando Martín Godoy (1975), Santiago Mayo (1965), Pedro Morales Elipe (1966), Teresa Moro (1970), José Miguel Pereñíguez (1977), Gerardo Rueda (1926-1996) y Cristino de Vera (1931).


Las tres piezas mías que podrán verse, son una tela y dos papeles elegidas por el comisario para la ocasión. Las dos primeras pertenecen a mi serie Homeless, de muebles abandonados en la calle, y la tercera es de la serie Playtime, de muebles de espacios públicos.


Calle García Marín, 2013. Acrílico/tela. 81x100 cm.

 Calle Luis Taboada, 2011. Guache/papel. 38X57 cm.

 Portal Abogados 4, 2006. Guache/papel. 38X57 cm.


Se va a editar un mimadísimo catálogo que tiene una pinta fantástica.
El texto breve con el que abro esta entrada es mi aportación a la publicación.

No dejeis de visitarla si teneis la oportunidad de ir por Granada.

Más información en http://www.centroguerrero.org/index.php/Proximas/398/0/?&L=0